sábado, 17 de marzo de 2012

Biografia del General Francisco Morazan


General Francisco Morazan

El General José Francisco Morazán Quezada (3 de octubre de 1792 - † 15 de septiembre de 1842), fue Presidente de la República Federal de Centroamérica (1830-1834;1835-1839); Jefe de Estado de Honduras (1827-1830), Guatemala (1829), El Salvador (1839-1840) y Costa Rica (1842). La figura del general Morazán encarna el ideal unionista centroamericano, además, es considerado uno de los jefes militares más importantes en la historia de América Central.
Desde su aplastante victoria, en contra de las fuerzas del presidente Arce, dirigidas por el coronel Justo Milla en 1827, hasta su triunfo sin combate en Costa Rica en 1842, Morazán demostró ser un excelente estratega militar. Por más de una década, Morazán dominó el panorama político y militar de Centroamérica. Fue reconocido como un gran visionario, pensador, y político, Francisco Morazán intentó unir a Centroamérica, en una sola nación progresiva por medio de sus reformas liberales. Pero lo atrevido de estos cambios para la época, originó en 1837; una revolución en Guatemala que culminó con el fin de la República Federal de Centroamérica.
Al final los objetivos de Morazán no se materializaron, gran parte del pueblo centroamericano acabó por abandonar la causa liberal, esto favoreció a los conservadores, que habían sido desplazados del poder en 1829 y cuyos planteamientos terminaron por dividir a Centroamérica en cinco pequeñas naciones.

Biografía de Morazán
El presidente José Francisco Morazán Quezada, nació en Tegucigalpa, Honduras el 3 de octubre de 1792 y fue bautizado el 16 de octubre del mismo año, en la iglesia de Nuestra Señora del mismo lugar, sus padres fueron: Don Eusebio Morazán y Alemán, criollo antillano, descendiente de emigrantes corsos, y la centroamericana doña Guadalupe Quezada y Borjas, miembros de la clase media.
Francisco Morazán tuvo tres hermanos: Benito, Marcelina, y Cesárea Morazán. Francisco escogió la política y la carrera militar, su hermano Benito optó por la carrera eclesiástica

Educación

Francisco Morazán realizó sus estudios primarios de la mano del fraile José Antonio Murga, su educación posterior fue obtenida por esfuerzo propio, trabajó en la escribanía de León Vásquez donde adquirió conocimientos de derecho, aprendió a leer francés en la biblioteca de Dionisio de Herrera, donde estudió las obras de Montesquieu y el contrato social de Jean-Jacques Rousseau.
Aprendió por medio de sus lecturas sobre las batallas napoleónicas, esto le permitió a José Francisco Morazán llegar a tener un amplio conocimiento sobre la revolución francesa.
También se familiarizó profundamente con la guerra de independencia de España, la historia de Europa en sus diversas fases y las biografías de grandes personajes griegos y romanos

Formación Laboral


Tegucigalpa: Lugar de Nacimiento de Francisco Morazán
Morazán fue un hombre bien dotado física e intelectualmente, y de una gran disciplina propia, era de carácter fuerte y controversial, un orador, escritor, militar y estadista centroamericano, miembro del Partido liberal, luchó denodadamente contra todos aquellos a los que consideraba enemigos de su ideal y de la patria grande.
Maria Josefa Lastrini Lozano
La esposa de Francisco Morazán fue María Josefa Lastiri Lozano, viuda de Esteban Travieso, con la cual contrajo matrimonio el 30 de diciembre de 1825 en la ciudad de Comayagua y procreó una hija, a la que bautizaron con el nombre de Adela. Fuera de este matrimonio, a Morazán se le conocieron dos hijos, José Antonio Ruiz (hijo adoptivo) y Francisco Morazán Moncada.
Cuando se produjo la independencia de Centroamérica, Morazán trabajaba en el ayuntamiento de Tegucigalpa como asistente del Alcalde Narciso Mayol, donde se desempeñaba como secretario del alcalde y como defensor de oficio en casos judiciales en materia civil y criminal, entre otras cosas. Esto le permitió a Morazán llegar a adquirir un gran conocimiento de la estructura y funcionamiento de la administración pública de la provincia.
Cuando las autoridades superiores de Guatemala emitieron el comunicado oficial declarándose independientes de España en 1821, la noticia fue tomada con agrado en toda Honduras. Pero inmediatamente después, surgió la idea de la anexión de Centroamérica a México.
Comayagua por medio del gobernador intendente José Tinoco de Contreras apoyaba la idea de la anexión de Centro América a México, a la que el Ayuntamiento de Tegucigalpa se opuso rotundamente. Tinoco decidió tomar acciones represivas en contra de las autoridades de Tegucigalpa, y ante esta situación se organizó en Tegucigalpa un ejército de voluntarios, con el fin de contrarrestar la agresividad de Tinoco.
Al mismo tiempo, las autoridades de Tegucigalpa solicitaban refuerzos al Capitán General de Guatemala Gabino Gaínza, así como también a lugares cercanos como Olancho y Cantarranas y Texiguat. Fue durante estos acontecimientos que Francisco Morazán se enlistó como voluntario, al servicio de las autoridades de Tegucigalpa. Fue designado como capitán de una de las compañías, por decisión de los jefes oficiales que organizaron las milicias.
A pesar de la oposición de Tegucigalpa a la anexión de México, fue adherida junto con el resto de Centroamérica, al imperio de Agustín I el 5 de enero de 1822, la anexión a México finaliza el primero de julio de 1823 (la anexión únicamente se mantuvo duró un año con seis meses).
En el año (1823) algunos documentos históricos ubican a Morazán como integrante de la comisión que dictaminó las bases del poder electoral de la República Federal, en una reunión que sostuvo la Asamblea Constituyente de Centroamérica.
Posteriormente, el 28 de septiembre de 1824, Francisco Morazán fue nombrado secretario general del gobierno de su tío político y primer Jefe de Estado de Honduras, Dionisio de Herrera. Esto fue hasta 1826, cuando se convirtió en presidente del Consejo Representativo.
Su primera acción bélica, la condujo en la hacienda de "La Maradiaga" en contra del General Justo Milla en 1827.
En marzo del 1880 el viajero, diplomático y explorador norteamericano John Lloyd Stephens tuvo un encuentro con Morazán, en el pequeño pueblo de Ahuachapán, El Salvador, y lo describió así:
El General Morazán con varios de sus oficiales; estaba parado en el corredor del cabildo; un gran fuego ardía ante la puerta, y una mesa estaba contra la pared, con una candela y tazas de chocolate encima.

Él aparentaba de cuarenta y cinco años de edad, cinco piez con diez pulgadas de alto, delgado, con bigote negro y una semana sin rasurarse, y vestido con traje militar, abotonado hasta la garganta, y espada. Se había quitado el sombrero, y la expresión de su rostro era tranquila e inteligente.

Aunque era joven, él ya había sido el primer hombre de la patria y octavo Presidente de la República. Se había avanzado y sostenido por sí mismo con su habilidad militar y valentía; él siempre comandaba sus tropas; había estado en innumerables batallas, y había sido también herido, pero nunca derrotado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada